COMPRA TUS ENTRADAS

Tigre de Sumatra (Panthera tigris sumatrae)

Tigre de Sumatra (Panthera tigris sumatrae)

image


Orden / Familia: Carnivora / Felidae.
Etimología: del latín, Phantera, felino y del iraní, tigris, su nombre propio; sumatrae, designa la zona geográfica donde habita.
Peso: 140kg.
Longitud (cuerpo + cola): 90cm.
Gestación / Incubación: 3,5 meses.
Camada / Puesta: 1-4 crías.

 

¿Sabías qué…?
Apenas quedan unos 500 ejemplares en libertad. La colonización ilegal, la destrucción del hábitat y el furtivismo, pueden provocar su desaparición definitiva en un plazo máximo de diez años.

Muy interesante

Es la subespecie de tigre más pequeña de Asia, adaptación motivada por la necesidad de hacerse a un medio ecológico más exigente como es la espesura de los bosques y pantanos de Sumatra, donde un mayor tamaño le supondría un esfuerzo mayor para poder capturar a sus presas. Aún así, el tigre es el felino más grande del mundo.

El color de su pelaje le permite camuflarse al acecho, a la sombra entre las cañas de bambú a orillas de ríos y lagunas. Es un predador solitario, nocturno y territorial que ataca por sorpresa a ciervos y búfalos acuáticos, estrangulándolos con sus bien armadas mandíbulas. Sin embargo, suele fallar 9 de cada 10 intentos de caza y se cansa rápidamente, así que cuando consigue atrapar a una presa, es capaz de comer hasta 40kg de carne de una sentada.

A diferencia del resto de los felinos, al tigre le encanta refrescarse y nadar en el agua. Se presupone que gracias a esta habilidad fue capaz de colonizar la isla de Sumatra.

El territorio de caza de cada hembra suele solapar con los de los machos. Cuando está receptiva para aparearse “invita” a sus vecinos a entrar en su terreno, mediante señales olorosas. Tras la cópula, se vuelve agresiva y expulsa a los machos visitantes.

Es el tigre más pequeño que existe; si lo colocamos al lado del tigre siberiano la diferencia en tamaño es de un 20%. Ahora bien el tamaño tiene una razón en la naturaleza: la menor talla responde a la adaptación exclusiva a la vida en las espesas selvas y pantanos de la Isla de Sumatra, donde un mayor tamaño le supondría un esfuerzo mayor para poder capturar a sus presas.

Un día en la vida del tigre Cada día puede recorrer entre 3 y 12 km en busca de alimento al tiempo que también va marcando el territorio con la orina. Necesitan áreas grandes donde exista suficiente fauna como alimento siendo las presas habituales, los jabalíes, el ciervo sambar, otros pequeños ciervos llamados muntjac y ocasionalmente aves terrestres. Son animales muy solitarios y macho y hembra se unen únicamente para procrear. Son más activos por la noche que por el día. Cuando están inactivos se refugian en pequeñas cavernas o en oquedades bajo repisas rocosas próximas a cursos, donde descansar a salvo de la incesante lluvia tropical. La nota curiosa la constituye el hecho de que a pesar de convivir en el mismo territorio junto con otro gran depredador como es el oso malayo, ambos son conscientes de la peligrosidad del contrincante y prefieren evitar cualquier encuentro.

Lo malo

 La UICN clasifica al tigre de Sumatra en peligro crítico de extinción: apenas quedan entre 400 -500 ejemplares salvajes. ¿Qué ocasiona su desaparición? La colonización ilegal en zonas de bosque protegidas, la destrucción de su hábitat natural para extraer materias primas, y la caza furtiva, son las causas que llevarán a esta magnífica especie a su desaparición definitiva de la isla en un plazo máximo de 10 años. A pesar de los esfuerzos internacionales por salvar al tigre, dirigiendo más recursos humanos y financieros, la falta de control sobre los asentamientos ilegales y sobre el furtivismo por parte de las autoridades de Sumatra, se presagia un futuro muy incierto para la especie.

¿Dónde verlo?

En Terra Natura los podrás ver en el llamado templo de los felinos, en la zona de Asia. No olvides guiarte con la ayuda del mapa que te darán en la entrada

Curiosidades de nuestros animales. Los tigres de Sumatra, al contrario que las demás subespecies, se muestran muy agresivos con la gente, incluso cuando ven pasar a un cuidador por el pasillo se lanzan a las rejas mostrando ese instinto de desconfiados animales de selva. No muestran un lado amable como los otros, siempre nos avisan con rugidos de mantenernos fuera de su vista.

Suscríbete a nuestra newsletter