COMPRA TUS ENTRADAS

Noticias

image
CLIENT
PROJECT NAME

El mono Siamang anuncia la llegada de la primavera a través de sus fuertes sonidos

17 de noviembre de 2015 Noticias

La llegada de la primavera se percibe de diferentes formas dentro del reino animal. Una de las manifestaciones más espectaculares producidas por el reciente ascenso de las temperaturas de estos días y que se puede contemplar es el duelo de sonidos que cada día entablan los monos Siamanes (Symphalangus syndactylus) con el Gibón de manos blancas (Hylobates lar).

 

Nada más acceder al área donde se ubican estos primates se puede apreciar claramente el fuerte sonido que emana del Siamang, y que en algunos casos se puede llegar a oír hasta a tres kilómetros de distancia e incluso a cinco, si no hay ruido ambiente ni contaminación en el entorno. Ante esta demostración de poder que efectúa esta especie para marcar su territorio encaramándose en las zonas altas de los árboles de su recinto, el Gibón de manos blancas le replica y reclama su posición.

 

De esta forma, la subida de las temperaturas características de la estación primaveral ha derivado durante estos días en la pugna y el incesante intercambio de ruidos entre ambas especies de primates. Para lograr imponerse a su competidor en esta lucha de territorialidad simbólica, el Siamang hincha el buche de su garganta, que puede llegar a alcanzar el tamaño de su cabeza.

 

El alto valor biológico del Siamang reside, además de por poseer el peculiar saco gular o buche, en que es el único primate que tiene dos dedos en cada mano que se han fusionado. Este primate, procedente de los bosques de Malasia, Tailandia y Sumatra, está considerado como el más grande de los simios menores, ya que en ocasiones llega a doblar el tamaño de otras especies similares de gibones y a superar el metro de altura. La UICN lo clasifica como especie amenazada, situación provocada por la constante pérdida de su hábitat natural, los bosques, para extracción de maderas nobles y transformarlos en zonas de cultivo de soja y palma de aceite.

 

            Mientras este espectáculo de la naturaleza la pequeña cría de Siamang nacida hace ahora seis meses, contempla lo que en un futuro deberá realizar ella. El joven primate, bautizado con el nombre de Bob, como cualquier cría de humano ha pasado a comer sólido y poco a poco comienza a separarse de su madre y a mostrar su personalidad lejos del cuidado y la protección materna.

Suscríbete a nuestra newsletter