COMPRA TUS ENTRADAS

Noticias

image
CLIENT
PROJECT NAME

Damos la bienvenida a Pep, el gaur.

17 de noviembre de 2015 Noticias

Los expertos de Terra Natura Benidorm consiguen que el gaur se reproduzca como media dos veces al año.

 

Las técnicas de conservación para mantener el bienestar de los animales de Terra Natura Benidorm han permitido que se logre alcanzar una media de dos nacimientos por año en especies como el gaur (Bos  frontalis gaurus). Los cuidados y las condiciones de las instalaciones han contribuido a que el parque acoja ahora el octavo nacimiento de una cría de gaur, que cuando alcance su edad madura llegará a pesar cerca de una tonelada.

 

            En la actualidad tan sólo quedan 1.000 individuos en libertad, de ahí que la reproducción en cautividad de esta especie amenazada represente un paso esencial dentro de su protección. La joven cría, que pesó al nacer 40 kilogramos, ha pasado sus primeros días de vida junto a su madre Lauka, que nada más alumbrarla lamió su cuerpo para retirar los restos del parto y estimularla.

 

            Después de trascurrir una hora desde el alumbramiento, la cría hizo los primeros intentos para ponerse en pie hasta que alcanzó a su madre para alimentarse. En estos momentos, la cría ha comenzado a separarse de la figura materna y a ser más independiente, aunque aun se mantiene cerca para poder subsistir con el alimento que le proporciona de forma natural la madre.

 

            Dentro del proceso de control para garantizar la supervivencia de la cría, los cuidadores de Terra Natura Benidorm separaron durante unos días a la madre y al joven ejemplar. La actuación permitió comprobar la salud del ejemplar directamente, determinar el sexo del recién nacido, administrarle suplementos vitamínicos e identificarlo con un microchip.

 

            Los gaures son parientes del toro y la vaca, aunque poseen unas dimensiones mucho más grandes, ya que pueden llegar a medir hasta 2,2 metros de altura en el caso de los machos. Su perfil se caracteriza por tener una joroba que alberga los músculos que envuelven las vértebras torácicas. Estos animales suelen habitar en las selvas montañosas y praderas de Nepal, Indica, Indochina y Malasia en terrenos de hasta 1.800 metros de altura.

 

Suscríbete a nuestra newsletter