COMPRA TUS ENTRADAS

Noticias

image
CLIENT
PROJECT NAME

En el reino animal, más vale maña que fuerza.

17 de noviembre de 2015 Noticias

La competición por el alimento siempre ha existido en el reino animal. Los ejemplares de mayor tamaño en muchas ocasiones utilizan su condición física para imponerse frente a otras especies más pequeñas, aunque no siempre con el éxito esperado. Esta relación se aprecia entre algunos de los inteligentes animales de Terra Natura Benidorm y en especial en la simpática contienda diaria que mantienen los pelícanos (Pelecanidae) y las nutrias enanas (Lutrinae) para hurtar hábilmente el alimento de su oponente.

 

            En este juego, en el que el alimento es el premio, las pequeñas nutrias se desplazan ágil y certeramente por el tanque de agua dulce para ser los primeros en alcanzar la presa. Mientras tanto, los pelícanos utilizan cada vez que pueden la ventaja que les confiere su gran tamaño, que casi triplica al de las pequeñas nutrias con las que comparten instalación.

 

            La bolsa que tienen los pelícanos situada en la parte inferior de su pico les permite atrapar la comida con facilidad en el agua, ya que usan esa parte de su cuerpo a modo de red para capturar los arenques y esperlanos, que son suministrados cada día por los cuidadores del complejo de naturaleza para garantizar el bienestar y la variedad proteínica del aporte alimentario a la bandada de aves y del grupo de nutrias.

 

            El tamaño y la imponente apariencia de los pelícanos no representan un obstáculo para las nutrias, que, gracias a su velocidad e ingenio les suelen sacar ventaja la mayoría de las veces. Estos atletas subacuáticos son capaces de sumergirse en el agua hasta seis minutos seguidos sin tener que salir a la superficie para respirar. Además, las patas y cola que poseen les permiten alcanzar en el agua una gran velocidad, que puede llegar incluso hasta los 12 kilómetros por hora.

 

            Las 4 nutrias y los 5 pelícanos que conviven en este espacio de Terra Natura Benidorm juegan así por el alimento en un continuo despliegue de ingenio y osadía que al final queda equilibrado por los observadores cuidadores que se aseguran de que los pelícanos no se queden con las ganas

Suscríbete a nuestra newsletter